Brioche de mantequilla en espiral con chocolate



Nuevo lunes y esta vez estrenamos mes de octubre y además nueva estación! 

Y los lunes además, me uno al reto ELSA (@el.lunes.se.amasa que viene patrocinado por la marca de mantequilla Kerrygold con dos lotes para sortear entre todos los participantes.

El reto consistía en elaborar un brioche de mantequilla y yo ya tenía una receta publicada de Brioche básico así que decidí probar otra receta y además probar otra manera de hacerlo que había visto por las redes y siempre me encantaba verlos con esa espiral hipnótica.

Como ya os conté en aquella ocasión, el brioche para que salga bien y sea un brioche de verdad, necesita de mucha mantequilla y de horas de paciencia y yo he unido estas dos premisas para conseguir esta maravilla.

La receta es de Michel Roux, tristemente fallecido el año pasado pero nos ha dejado un buen legado y entre ellos, uno de sus libros que se trajo Fabrisa de La Cocina de Fabrisa y publicó en su blog esta joya que no hay que perderla de vista. En su blog repleto de maravillas encontraréis esta receta donde nos da más opciones y consejos así que os recomiendo visitarla.

La forma en espiral no es nada complicada, simplemente hay que superponer una masa encima de la otra y enrollar. Si no os gusta el chocolate podéis hacerla de cualquier otro sabor, ahí os lo dejo a vuestra elección o dejarla tal cual sin el efecto espiral y disfrutar de un buen brioche tierno.







Brioche de mantequilla en espiral con chocolate

Ingredientes:

  • 70 ml de leche templada
  • 15 g de levadura fresca de panadería 
  • 500 g de harina de fuerza 
  • 6 huevos M ligeramente batidos
  • 350 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • Una pizca de sal
  • 30 g de azúcar 
  • 12 g de cacao en polvo 0% azúcares
  • 1 yema de huevo mezclada con una cucharada de leche para pincelar


Elaboración:

1.- Verter la leche y la levadura en un cuenco y mezclar

2.- En el vaso de la amasadora poner la harina, la sal, añade la mezcla de la leche con la levadura y los huevos batidos. Mezclar a velocidad lenta durante cinco minutos hasta conseguir una masa homogénea.

3.- Dejar reposar la masa durante diez minutos y volver a amasar a velocidad media otros diez minutos

4.- En otro cuenco mezclar la mantequilla con el azúcar e incorporarla a la masa con la amasadora a velocidad baja. Una vez que se haya asimilado, aumentar la velocidad y continuar amasando entre 8 y 10 minutos hasta que la masa esté muy suave y brillante con elasticidad

5.- Dividir la masa en dos y una de ellas volverla a introducir en la amasadora. Agregar poco a poco el cacao en polvo hasta integrar por completo

6.- Volcar cada masa en dos boles engrasados y tapar con un papel film dejando reposar unas dos horas o hasta que hayan doblado su volumen.

7.- Recuperar las masa, golpearlas con la mano contra la superficie de trabajo y darle vuelta dos o tres veces

8.- Guardar una vez más las masa en un bol, cubrir con papel film y refrigerar entre 4 y 6 horas 

9.- Enharinar una superficie de trabajo y estirar la masa blanca formando un rectángulo. Hacer lo mismo con la de chocolate

10.- Poner la masa blanca en la mesa y encima la de chocolate y pasar el rodillo para que se integren bien

11.- Enrollar las dos masas y dejarla en un molde engrasado con el corte hacia abajo

12.- Pintar con la mezcla de yema y leche y deja en reposo en un lugar cálido durante una hora o hasta que doble su volumen

13.- Precalentar el horno a 190º con calor arriba y abajo

14.- Antes de hornear, volver a pintar el brioche, introducir en el horno a la misma temperatura durante diez minutos y después bajar a 180º y hornear 45 minutos más. Si vemos que se nos dora mucho, tapar con papel de aluminio

15.- Dejar el brioche en el molde durante cinco minutos y a continuación desmoldar sobre una rejilla y dejar enfriar


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario